Empezamos el listado con aquellos más jóvenes, que  saltaron a la fama con solo unos pocos años de vida. Interpretaron el papel de niños en el cine y eso les marcó para el resto de sus carreras, hasta el punto de quedar encasillados y ver su carrera finiquitada o casi terminada.

Linda Blair se metió en el papel de Regan MacNeil, la niña endemoniada de El Exorcista. Fue nominada a Mejor Actriz de Reparto en los Oscars y ganó el Globo de Oro de esa misma categoría. Ha seguido en el mundo del cine y la televisión pero a un nivel mucho más bajo.

Haley Joel Osment comenzó de muy niño con un pequeño papel en Forrest Gump, pero fue en El Sexto Sentido cuando conmovió a todos los espectadores con una genial actuación, más aún para alguien de tan corta edad. Ese papel de Cole le valió dos nominaciones a Mejor Actor de Reparto en los Oscars y los Globos de Oro. Después de eso fracasó con Inteligencia Artificial y apenas hemos vuelto a verlo en la pantalla.

Macauly Culkin es el mayor caso de éxito infantil con su posterior fracaso. Todos lo recordamos como el pequeño Kevin McCallister de Solo en casa 1 y 2, o quizás por la película Mi chica, la cual rodó entre estas dos anteriores. En este caso, el mal estilo de vida en la adolescencia del actor, también ha ayudado a echar a perder su carrera cinematográfica.

kids

Ahora vamos a repasar otros casos de no tan niños que también quedaron marcados por un papel hasta el punto de terminar con sus apariciones en la pantalla.

Marc Hamill participó en la primera trilogía de Star Wars entre los 26 y los 32 años. Pero a pesar de intentarlo, iba a ser el famoso jedi Luke Skywalker toda su vida. De hecho tras desviar su carrera a Broadway, ha sido ahora con la tercera trilogía de Star Wars cuando lo hemos vuelto a ver en la gran pantalla, eso sí, en su papel de siempre.

Jennifer Grey comenzó su carrera a los 24 años y fue en su sexto film cuando saltó al estrellato. Protagonizó Dirty Dancing junto a Patrick Swayze y sus bailes y su romance convirtieron la película en todo un éxito comercial. Continuó con más papeles en películas pero no triunfaron, eso unido a una mala operación de cirugía fue el final de su carrera. Ella afirmó que había entrado al quirófano como una celebridad y salió de él en el anonimato. Después de esto, poco más de media docena de actuaciones entre cine y televisión pero sin éxito alguno.

Y el último y no por eso menos importante, Malcolm McDowell. Este actor británico saltó a la fama a sus 28 años cuando Stanley Kubrick lo eligió para protagonizar La naranja mecánica. Su brillante y característico papel interpretando a un joven vándalo muy problemático no se olvidaría entre los espectadores fácilmente. Tal fue así que a la gente le costaba verlo fuera de ese papel y hasta hace no mucho tiempo, ha estado trabajando en proyectos poco conocidos. Finalmente, y ahora con más de 70 años, se le ha podido ver en series televisivas como Heroes o El Mentalista, aunque la diferencia de edad dificulta el seguir recordando su papel de joven ultraviolento.

encasillados