A lo largo de los años siempre hay películas que se pierden por el camino y que nunca llegan a estrenarse en los cines. Algunas tienen malos registros de taquilla en su país de estreno y no salen al extranjero, otras no triunfan en los festivales a los que asisten para promocionarse y otras simplemente no interesan a las empresas distribuidoras.

Sin City 2: tras el éxito de la primera película muchos seguidores esperaban la secuela de la saga de cómic de Frank Miller. Robert Rodríguez volvió a reclutar a Mickey Rourke, Jessica Alba, Rosario Dawson y Bruce Willis, pero además incorporó a Josh Brolin, Joseph Gordon-Levitt, Eva Green y Ray Liotta. Tenía un reparto de envidia y un formato que ya había triunfado y que los espectadores querían ver, pero entonces, ¿qué falló? La segunda parte llegó 9 años después, demasiado tarde, y en EEUU apenas llegó a 6 millones de dólares en su estreno aunque había costado 70. Con el paso del tiempo la película se filtró en páginas web y ninguna distribuidora española quiso traerla a los cines.

Under the skin: esta película de Scarlett Johansson nunca llegó a los cines españoles. Había sido una gran viralización debido al posible desnudo que aparecía de la actriz, pero eso no fue suficiente para venderla ya que el contenido de la película debía de ser bastante pobre.

Teddy Bear: la ganadora en el Festival de Sundance de 2012, es una película danesa que cuenta la historia de un culturista de 38 años que vive con su estricta madre y que es incapaz de entablar conversaciones con el sexo opuesto y por tanto de encontrar el amor. Buena historia según los críticos que se perdió entre festivales y jamás fue estrenada.

Twixt: está claro que Francis Ford Coppola no pasa por sus mejores años como cuando dirigió El Padrino, Drácula o Apocalypse Now, pero que una película suya no encuentre distribuidor es algo que sorprende. Este film que protagonizaba Val Kilmer trataba de un escritor que se enfrentaba a un misterioso caso de crímenes en un pequeño pueblo, pero por lo visto, no gustó a nadie y jamás llegó a España.