Marlon Brando fue un magnífico actor que comenzó su carrera en el teatro en la década de los 40 y a comienzos de los 50 ya había debutado en los cines. Se hizo mundialmente conocido muy pronto gracias a sus actuaciones en Un tranvía llamado deseo, Viva Zapata!, Julio César y La ley del silencio pero luego sus actuaciones perdieron calidad. En los años 70 volvió a despuntar con películas que hoy en día consideramos míticas como El Padrino, El último tango en París y Apocalypse Now.

Después de ésto fue apareciendo esporádicamente con breves papeles como el que realizó como padre de Superman por el que cobró 4 millones de dólares por diez minutos de aparición en pantalla. Finalmente, terminó su carrera como actor en 2001 con un pequeño papel en The Score.

Todas estas interpretaciones le valieron 8 nominaciones a los Oscars y 6 a los Globos de Oro, de las cuales ganó las estatuillas por sus papeles de actor principal en La ley del silencio (1954) y El Padrino (1972).

Esa gran pausa y declive entre estas dos épocas volvió a repetirse tiempo después, de nuevo sus continuas polémicas, fuerte carácter y sus numerosas amantes (se le reconocen 3 mujeres y al menos 11 hijos) volvieron a estropear sus actuaciones.

No obstante, tuvo momentos de brillantez además de sus grandes actuaciones, a pesar de su poca popularidad, convenció a Francis Ford Coppola  para que le concediera el papel de Vito Corleone gracias a una prueba filmada magnífica. Aunque años después, cuando volvió a coincidir con el director en Apocalypse Now, Brando apareció con la cabeza rapada y pasado de peso, lo que obligó a realizar sus escenas entre las sombras para camuflar el mal estado del actor.

A pesar de su intermitente carrera y los problemas de su vida privada, fue un ejemplo y una influencia para los actores de hoy en día. Mientras que los espectadores, recordamos a Marlon Brando como un grandísimo actor y disfrutamos con sus papeles en grandes películas de la historia del cine.