El pasado fin de semana se celebraron los Emmys, los premios más importantes de la televisión estadounidense, es la gala en la que las series que vemos durante todo el año, esas a las que estamos tan enganchados, reciben sus galardones premiando su gran trabajo.

La verdad es que la gala no tuvo muchas sorpresas en cuanto a los ganadores: Juego de Tronos fue la gran ganadora entre las series de drama y Veep entre las de comedia, por lo que los galardones se repartieron de forma parecida a la edición del año anterior.

En la categoría de drama, Juego de Tronos, ganó la Mejor Serie de Drama y la Mejor Dirección y el Mejor Guión por su capítulo Battle of Bastards. La Mejor Actriz de Drama fue Tatiana Maslany por Orphan Black y el Mejor Actor de Drama fue Rami Malek por Mr. Robot.

En la categoría de comedia, Veep ganó la Mejor Serie de Comedia y su actriz principal, Julia Louis-Dreyfus, el premio a Mejor Actriz de Comedia. El Mejor Actor de Comedia lo ganó Jeffrey Tambor por Transparent, serie que también consiguió el Mejor Guión de Comedia, mientras que el premio a Mejor Dirección de Comedia fue para Master of None.

imagen-sin-titulo

Con las 12 estatuillas conseguidas en esta edición, Juego de Tronos, se convierte en la serie más laureada de la historia (superando a Frasier) con un total de 38 Emmys durante las seis temporadas que lleva en emisión.

Los grandes ausentes de la noche, aunque ya lo sabíamos puesto que no habían sido nominados, fueron las series de Netflix: Narcos y Stranger Things. Aunque los jóvenes actores de ésta última sí que estuvieron en la gala e incluso se subieron al escenario para realizar un divertido baile de Uptown Funk de Bruno Mars. Además, después de ésto cambiaron sus vestimentas por las de la serie y montados en sus famosas bicis, recorrieron el teatro de Los Ángeles repartiendo sandwiches a todo el público.