Distinto y extrañamente conocido.  Es una obra realmente cercana, aunque quizás sin la incisión necesaria para cautivar a un espectador que reclama más intensidad y un punto más de acción. Antes de comenzar la crítica debemos recordar que se trata de un remake de la obra maestra “El Seductor” de Don Siegel.

Nos situamos en la Guerra de Secesión americana, en las tierras del sur donde encontramos un internado femenino. Allí conviven varias mujeres entre las que se encuentran tanto mujeres entradas en la madurez como niñas de 6 años con toda su inocencia.

Una de estas inocentes niñas es la que encuentra a lo que resultará ser un futuro demonio, un soldado del norte con la pierna rota protagonizado por Colin Farrell. Esta niña ve el ayudarle en su deber como cristiana y llevarlo al internado. Una vez ahí y tras una breve discusión sobre qué hacer con él, deciden cuidarlo hasta que se recupere para después entregarlo a las autoridades militares del sur.

111-2

Aquí se abre una ventana de tensión que Sofía Coppola utiliza a la perfección. Tenemos a muchos personajes encerrados, aislados en una zona rodeada por una guerra. Todos ellos son impredecibles, pero no por ello irreales lo que se nota desde el primer borrador del guion ya que están tratados con un gran mimo.

“La Seducción” se basa en la batalla entre mujeres por un hombre atractivo que jugará con los sentimientos de todas para que actúen en su propio beneficio. Todas ellas se verán separadas pero superarán sus diferencias para enfrentarse a un mal mayor.  A pesar de ello, según avanza el film, el espectador consigue enamorarse de ellas ya que sus personajes están construidos con un nivel de detalle que podríamos decir que supera la exquisitez. El tratamiento que ha conseguido Coppola es sencillamente superior.

foto 1

En este triángulo amoroso, en el que el soldado es el centro, encontramos a la madura Nicole Kidman que sigue teniendo deseos sexuales, a Kristen Dunts la cual es la más pareja a la edad de Colin Farrell y por último encontramos a la juventud adolescente de unos 17 años en la que la llama de la sexualidad está más agitada, interpretada por la prometedora actriz Elle Fanning.

Este triangulo provocará un verdadero cataclismo en la vida del personaje de Farrell con una consecuencia crucial en la trama de la película. Algo que no ha sabido aprovechar la propia directora y, en lugar de conseguir un aumento de la tensión, provoca el efecto contrario consiguiendo que el espectador pierda el interés durante el último tercio del film.

foto 2

En definitiva, pese a su intensidad mal organizada, esta obra tiene una estética realmente atractiva marcada con esos toques dramáticos y terroríficos en su ambientación que Coppola ha sabido retratar. Por eso “La Seducción” es totalmente recomendable e imprescindible si eres un fan de Sofia Coppola. Dirige con maestría este remake, aunque no deja de ser una película mediocre en la carrera de esta maravillosa directora.

estrellas

Alejandro Cid